16.6.14

Tradición del ramo de novia

En las bodas se conservan multitud de tradiciones. Hoy hablaremos de una extendida casi en la totalidad de las bodas: el ramo de novia. Pero, ¿de dónde procede esta costumbre?
Desde la antigüedad a las flores se les atribuía poderes mágicos y se creía que influían en el futuro. La tradición se remonta a los egipcios. Las novias llevaban hierbas de intenso aroma ya que entonces creían que de esta forma ahuyentaban a los malos espíritus. 

En la Grecia Clásica y Roma, los novios llevaban una collar de flores alrededor del cuello para simbolizar la nueva vida, la esperanza y la fertilidad.
Los Cruzados trajeron la tradición a Europa y ya en la Edad Media se utilizó la flor de azahar como símbolo de pureza. Además las flores ayudaban e mejorar el olor corporal, ya que por entonces las novias brillaban más por la ausencia de higiene que por un pelo resplandeciente. Los primeros ramos eran de flores de azahar que simbolizan pureza, aunque ahora ya hay mucha más variedad.
Hoy en día representan un mensaje de fertilidad, florecimiento y generosidad.

Curiosidades de ramos de novia
- Ramo más caro del mundo: Ha sido diseñado por Doji Gems & Trade. Está expuesto en en el edificio Plaza Rubi de Hanoi (Vietnam). Formado por: Rosas, Lilas, Orquídeas blancas y Flores de luna. Su precio: 125.000$.

- Tradicionalmente la novia debe llevar tres ramos: El primero se usa en el momento en que la novia entra a la iglesia, el segundo se ofrecerá a la Virgen y el último será lanzado ante el grupo de solteras que desean casarse.

- ¿De dónde procede la costumbre de lanzarlo?
En la Edad Media, tras la ceremonia, los invitados se lanzaban sobre la novia para arrancar trozos de su vestido, creyendo en su buena suerte. Para evitar esto, las recién casadas, empezaron a lanzar sus ramos diciendo que quién lo capturase al vuelo se casaría próximamente. Esta costumbre es la costumbre que ha llegado hasta nuestro días.

¿Conoces alguna curiosidad más sobre los ramos de novia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario