7.6.14

Tradición de los alfileres de novia

En muchas zonas de nuestro país es tradición repartir alfileres entre las invitadas a  la boda. La tradición del alfiler de novia es de origen andaluz. Aunque en los últimos años ha comenzado a extenderse por otras comunidades autónomas.
En este post veremos de dónde viene esta tradición y algunos ejemplos para todos los gustos.

Desde la antigüedad los alfileres se han considerado un objeto de superstición y suerte, considerándose que alejaban la mala suerte. Por ejemplo, en la festividad de San Antonio de Padua (13 de Junio), las jóvenes casaderas y creyentes han de ir a la iglesia y cambiar un alfiler nuevo por otro clavado entre las ropas del santo para encontrar marido en el plazo de un año.

La tradición en la que la novia regala un alfiler a sus invitadas el día de su boda se remonta a los tiempos en los las mujeres de una familia utilizaban el mismo vestido de boda generación tras generación. Al llegar una boda, en lugar de arreglar el vestido, este se adaptaba a la novia cogido con alfileres. Tras la ceremonia, la recién casada los entregaba a sus amigas solteras como portadores de buena suerte. 

Por esa razón la tradición continúa hoy en día, como símbolo de repartir suerte entre los invitados.

Dependiendo de si el invitado está casado o soltero, el alfiler se coloca de una forma u otra. Hacia abajo si es soltero. Si se pierde significa que encontrará pareja pronto o se casará. Hacia arriba si se es casado, para que el matrimonio dure y sea feliz.

Vamos a ver algunos estilos de estos alfileres.

1. De tela. El material puede ser tela o ganchillo.

 2. Mariposas. El recurso de las mariposas es muy recurrente en las bodas. Hay para todos los gustos: de metal, de cristal, tela, fimo...

  3. Perlas. Aunque hay supersticiones que dicen que en las bodas no deben utilizarse perlas porque simbolizan lágrimas en el matrimonio, siempre seguirán usándose por su elegancia y sencillez.

4. Muñequitas. Pueden realizarse con fimo o tela.

5. De fimo. Desde que comenzó a utilizarse este material las posibilidades se multiplicaron. Hay muchísimas opciones, tantas como gustos. Algunas son muy sencillas y otras más divertidas.





 

Y vosotros, ¿daréis alfileres? ¿Nos enseñáis los vuestros?


No hay comentarios:

Publicar un comentario