13.2.15

El mejor regalo de Navidad

Hoy es víspera de San Valentín y por una semana vamos a saltarnos la entrada del viernes de Decorar con... Y es que os traigo otra historia de amor: El mejor regalo de Navidad.

En esta ocasión quien os la contará es Laura de Pincerezas, un blog que os aconsejo porque es lo más de lo más!! Tiene de todo: manualidades, descargables, cocina, cine... y ¡mucho cariño! 

Desde esta semana también podéis contactar con Laura para el Diseño de Blogs. Os aseguro que lo hace con tanta ilusión que todo lo que pasa por sus manos sale precioso. Si queréis comprobarlo sólo hace falta ver su blog, pero si necesitáis más podéis pasaros por estas dos demos que ha preparado: Blog de cocina y Blog minimalista.

Y allá vamos, preparaos porque os aseguro que os vais a emocionar... 

"Después de mil horas muertas de un verano nada productivo, de ver la tele sin parar y teniendo el ordenador encendido por que sí, se me encendió la bombillita y me metí corriendo  en el único chat que conocía.

Ya sabía lo que me esperaba de esa idea, reírme un rato de chicos desesperados por un poco de atención femenina y poco más, que ya había visto yo con 12 años a dos de mis tías hacerlo una noche a las tantas de la madrugada.

Y no me equivoqué, 237543 ventanas de chat se abrieron, aunque todas con el mismo contenido, así que lo único que hice fue ir cerrándolas todas… o casi.

En una de ellas sólo había escrito un ‘Hola’, me llamó la atención y respondí. Después de escasos 30 minutos hablando nos dimos los correos y adiós. 

Y al día siguiente volvimos a hablar, y al otro y al otro, hasta que dos semanas después nos mandamos las primeras fotos, curiosos los dos de saber cómo era la otra persona, y por qué coincidíamos en tanto.

Reconozco que sonreí al ver cómo era por fin, y me gustó. Aunque ya sentía cosas bonitas por él sin haberlo visto y el día 18 llegó!

No fue bonito, ni agradable. Por aquel entonces ya hacía tres semanas que hablábamos cada día, a horarios no muy recomendados, y esto lo exigía. No sé ni cómo, después de tan poco tiempo, de solamente un par de fotos… yo estaba enamorada. Y se lo dije, a las 8 de la mañana y sin haber dormido nada desde el día anterior y la cosa no terminó bien. No obtuve la respuesta que quería y mi mundo, a los 18 años parecía que iba a terminar por aplastarme pronto.

No hablamos durante 2 días, o mejor dicho, no le hablé, no le respondía, no había ni buenos días ni buenas noches. Él por fin me preguntó sorprendido el porqué de tanta distancia y yo no podía creerlo. ¿Enserio no se dio cuenta? ¿Le dije lo que sentía y hacía cómo si nada?

¡No! Cuando se lo dije estaba medio dormido… y me dijo que él también sentía cosas por mí. Y me dijo que me quería y yo le quería a él y todo fue precioso hasta darnos cuenta que vivíamos a 11000 km de distancia.

¿Por qué Chile no podía ser el pueblo de al lado? Pasaron muchos meses hasta plantearnos seriamente que alguno de los dos viajara, ya que teníamos 18 años, estudiábamos y no teníamos dinero.

La espera fue dura, él estaba en la universidad y tenía que dormir a sus horas, tenía que estudiar… y la única solución para estar más juntos era la de estar despierta por las noches y dormir durante el día. Tuve la suerte además de encontrar un trabajo de niñera a las 4 de la mañana! Así que me vino genial para ahorrar más aún.

Lo conseguimos 18 meses después del "Te quiero, mi love" ,¡estaba viajando hacia mi casa desde la otra punta del mundo! 

Es muy difícil describir cómo fue ese día, 25 de diciembre de 2012 a las 10 de la mañana, esperando delante de la puerta en el aeropuerto a que saliera el amor de mi vida. ¡Quería llorar, reír, gritar!

Fue tan bonito poder abrazarlo, olerlo y verle delante de mí, que no me salían las palabras… aunque en ese momento no eran necesarias.

Pero no todo es tan bonito como parece… un mes y medio después de no faltarme nada por estar con él y de vivir tranquila sabiendo que no necesitaba nada más para ser feliz… se tuvo que ir. 

Y ese día fue el 18 de febrero, 3 días antes de su cumpleaños. Llovió e hizo muy mal día y peor era que él se fuera. Pero no podía quedarse, así que después de casi dos horas de estar sentados en el aeropuerto, hablando casi nada y abrazándonos todo el tiempo, quedemos en no mirar atrás. Y se fue.

Nunca me había sentido tan perdida estando en mi casa, en la cama. Pero sentía un vacío demasiado grande como para moverme. Aun así sabía que me iba llamar. Y llamó, a las 2 de la madrugada desde Madrid, dónde hacía escala. 

Cuando llegó a Chile otra vez, ya lo esperaba delante del ordenador para hablar con él, y lo primero que me dijo fue que teníamos que volver a estar juntos, no quería esto otra vez, ni yo, así que empecemos desde ese día a planear su vuelta conmigo.

Y pasó el 2 de mayo de 2013, volvíamos a estar juntos y ahora teníamos claro que iba a ser para siempre.
Se terminó lo de dormir con el portátil en la mesilla de noche con la cam puesta, o de poner el pc en la mesa como si fuera uno más en la comida.

No imagino mi vida sin él, ni quiero hacerlo."

Mil gracias Laura, por todo. Pero hoy por dejarme publicar un poquito en el blog sobre vuestra historia. Te deseo lo mejor, ¡a ser muy feliz!

Y a los demás hasta mañana, que tenemos una boda especial para el día de los enamorados. 

¡Feliz viernes!