29.11.14

La boda de Cristina y Julio

Hoy nos vamos de boda a una de las ciudades más bonitas  y con más historia de España, Ávila. Pero estos novios también tuvieron una sesión postboda en un lugar mágico, donde cada rincón muestra la fuerza del mar, la Playa de Las Catedrales (Ribadeo). Pasad, pasad, que empieza la boda de Cristina y Julio.

La boda se celebró el 2 de agosto a las 18.00 en el Real Monasterio de Santo Tomás, una de las muchas joyas que podemos encontrar en Ávila. Para la cena se desplazaron hasta el Hotel Reina Isabel, situado en el centro de la capital. El reportaje fotográfico fue realizado por David Crespo. También fue el encargado de la sesión postboda, que como ya os he comentado tuvo lugar en La Playa de las Catedrales. Merece la pena que os paséis por su web para leer la crónica de su viaje a tierras gallegas.

Empecemos por las invitaciones, de estilo moderno, color rosa fucsia y sobre negro, produciendo un precioso contraste.

El vestido de Cristina era un modelo de Aire Barcelona, de El Corte Inglés (Salamanca). El trato fue excelente y la modista, Rosa, un auténtico cielo. La novia quería tirantes, porque con palabra de honor no se encontraba a gusto, y únicamente necesitó probarse tres modelos, ¡ya tenía el suyo! Pedrería en el pecho, tirantes, un broche en la espalda increíble, corte en A y una cola enorme. ¡Su vestido soñado!
Los zapatos los encontró en Vertize Gala, en la tienda de Móstoles. Unos peep toe, con poco tacón, sencillos y muy cómodos. Los pendientes los compró en un mercado medieval ¡fue amor a primera vista! Y la pulsera, de oro blanco, se la regaló Julio para la boda de la hermana de la novia.



Para el maquillaje no dudó ni un instante: se encargaría su esteticista, dueña del centro médico-estético Námaste. Se encuentra situado en el centro de Ávila y ofrece multitud de tratamientos. Confía en ella desde hace muchos años y ha llegado a convertirse en una gran amiga, ayudó mucho a Cristina en su gran día.




Julio compró su traje en Vertize Gala, también en la tienda de Móstoles, junto con los zapatos de la marca Conti Ferrari. Los gemelos fueron un regalo de la madre de Cristina, de una pequeña tienda de Ávila.


Del ramo, la decoración de la iglesia y del coche, se encargó la Floristería Aralia. El ramo era espectacular, elaborado con rosas de la variedad aqua en un tono entre rosa y morado, mezcladas con paniculata. El tallo iba forrado en rosa, con perlas blancas, ya que eran los colores de la decoración de la boda.



En todas las bodas tiene que haber algo prestado y en esta ocasión fueron las arras. Eran de la hermana de Cristina, con preciosas frases de amor inscritas en ellas. Las alianzas de la marca Teno, la de Cristina con diamantes y la de Julio con un labrado en el borde. La encargada de llevarlas fue su sobrina Ainhoa de 6 añitos, en una cesta con lazos morados.



La ceremonia fue corta, sin eucaristía y, al ser un cura más joven de lo habitual, habló del amor de una forma muy amena, dijo cosas preciosas. Cuando llegó el momento de los anillos, los nervios, impidieron que Julio los soltara del lazo y que se hiciera muy difícil leer el texto, tuvo que ayudarle el sacerdote. Un momento divertido, que quedó en una anécdota de la boda.




Para la salida de la iglesia contrataron a la empresa Airland que soltó 200 globos blancos y rosas. ¡Quedó preciso! Además, la hermana de Cristina, repartió arroz teñido de varios colores guardado en bolsitas de organza rosa.


El Hotel Reina Isabel se portó genial con los novios, toda la comida estaba buenísima y bastante cantidad. ¡Nadie se quedó con hambre! El trato del maître, Pedro, fue excelente, muy atento, cariñoso y muy preocupado porque todo saliera al gusto de los novios.



Para el corte de la tarta, el restaurante les dio a elegir entre varios modelos de la pastelería Chuchi Pasteles. Los novios compraron unas iniciales de espejo para colocarlas en ella.

A los hombres les entregaron una botella de albariño, en honor a la familia gallega de Cristina, de Bodegas Valmiñor. Para las mujeres una mini mermelada casera de varios sabores que compraron en Detalles para eventos. También quisieron entregar unas galletas personalizadas con sus trajes de Galletas y Fondant. ¡Quedaron geniales!
Además tuvieron varios detalles especiales. Para la madre de Julio, varias amigas, a la hermana de Cristina le regalaron una réplica del ramo, a su padre el vídeo de su comunión pasado a DVD (ya que era muy emotivo para él y tenía ganas de volver a verlo) y a su madre, que siempre la ha apoyado y ayudado, su ramo.

En la barra libre colocaron dos fuentes de chocolate, contratadas con Alma de chocolate. Eva fue quien se encargó de todo, se portó de maravilla con los novios. Fueron muy profesionales y el montaje quedó precioso. El chocolate de la marca Sephra ¡estaba increíble!

Para abrir el baile, eligieron una canción muy romántica, Vuelvo a verte de Malú y Pablo Alborán. Un momento mágico que dio comienzo a horas de diversión.

"Nuestra boda fue muy emotiva y familiar, tuvimos sorpresas que no nos esperábamos para nada. Hubo mucha emoción. El mejor día y el más bonito de nuestra vida. ¡Inolvidable e increíble!"

Algún consejo para las parejas que preparan su boda: Disfrutad de todo, incluso de los preparativos aunque a veces agobie alguna situación, que acaba mereciendo la pena y ¡mucho! vivid ese día al máximo. Yo no me preocupé de nada, solamente de vivirlo a tope. Lo que se vive ese día queda grabado en nuestro corazón.

"Desde aquí quiero dar las gracias a mis padres, por todo lo que me han ayudado y apoyado. A mi hermana, porque una vez más ha demostrado ser amiga y hermana. A mis primitos galegos!! Porque su presencia fue para mí, fue de lo mejor. ¡Y a mis reinas! Os quiero mucho. En resumen, a nuestras familias y amigos, que sin ellos la celebración no tendría sentido para nosotros."

Gracias a ti también Cristina, por haber sido tan cercana, por dejarme entrar en vuestra boda y contarme tantos detalles de vuestro día. Ha sido todo un placer hablar contigo. Sé que seréis muy felices porque el amor y vuestra alegría se trasmite en cada foto. Así que sólo me queda decir: ¡VIVA LOS NOVIOS!

Música de la boda: Hasta mi final - Il Divo / We found love - Rihanna / Somethings triggered - Cecilia Krull / Halo - Beyoncé / Better in time - Leona Lewis / Count on me - Bruno Mars / Vuelvo a verte - Malú y Pablo Alborán

Fotografía David Crespo / Restaurante Hotel Reina Isabel / Vestido Aire Barcelona / Zapatos novia Vertize Gala / Maquillaje Námaste / Traje Vertize Gala / Zapatos novio Vertize Gala / Floristería Aralia / Tarta Chuchi Pasteles / Galletas Galletas y Fondant / Vino Bodegas Valmiñor / Mermeladas Detalles para eventos / Globos Airland